Delivery

Ed. Parvularia

Contacto, Actividades y Noticias

Ingreso

Refund

Ed. Básica

Contacto, Actividades y Noticias

Ingreso
Refund

Ed. Básica

Contacto, Actividades y Noticias

Ingreso
Guarantee

Ed. Media

Contacto, Actividades y Noticias

Ingreso
A A A

 Taco Perdido en Electivo de Grabado 7° Básico

Por M. Angélica Saavedra Hernández, profesora de Artes Visuales

En días pasados, el Electivo de Grabado que se imparte en el nivel 7° Básico, compartió una clase taller con el artista Camilo Ortiz Figueroa, invitado por la Asignatura de Artes Visuales, para que diera a conocer su proyecto TACO PERDIDO, que se materializa en un triciclo de grabado que permite la circulación por diferentes espacios públicos y privados de un taller de móvil y autónomo. Los estudiantes disfrutaron la actividad realizando obras de xilografía, trabajando directamente en la plataforma acondicionada, y también estuvieron como espectadores profesores, apoderados y niños y jóvenes de varios cursos.

El dispositivo móvil que Camilo Ortiz emplea conserva la estructura elemental de un triciclo de carga (2.21 metros alto x 1.05 alto x 1.05 ancho), el que se ha ajustado para transportar y utilizar sobre él un tórculo. El vehículo, que cuenta con llantas de doble pared y contrapedal, aguanta hasta 300 kilogramos de peso y sobre él un mecanismo de dos rieles que permite desmontar la prensa de grabado, así como el timón frontal que forma parte de esta. Todo esto asegura un desplazamiento holgado del triciclo, más la prensa por diferentes circuitos del territorio urbano.

Camilo Ortiz les explicó a los estudiantes que la xilografía que él cultiva consiste en tallar una matriz de madera y, a partir de ella, se genera una impresión sobre un papel. Sobre las razones por las cuales usa un triciclo, el artista dijo que su inspiración más definitiva fue en México con una prensa móvil, y después de haber ganado el Premio de Grabado de la Municipalidad de Santiago, contactó al fabricante, quien le recomendó que se tomara con calma el proyecto, porque la sola prensa pesaba aproximadamente 200 kilos de peso, y hacer mover la la plataforma requería una evaluación previa de ingeniería. Con el tiempo se fueron acondicionando aspectos técnicos hasta lograr montar la creación sobre un triciclo, con la cual recorre espacios de cultura enseñando y aprendiendo los múltiples secretos del grabado.